A 75 años de una carrera histórica

Este 1° de diciembre, el atletismo argentino celebró los 75 años de una carrera que se convertiría -con el tiempo- en la más notable del historial de sus Campeonatos Nacionales. Fue la final de los 100 metros llanos, disputada un sábado en la pista de carbonilla del Club de Gimnasia y Esgrima, donde Gerardo Bönnhoff logró sus famosos 10 segundos y 3 décimas, aventajando por 1/10 a su gran rival de aquellos tiempos, el campeón sudamericano Adelio Márquez, y por 2/10 a otro destacado sprinter como el rosarino Carlos Isaack, con cuarto lugar para Guillermo Geary en 10s6.

Bönnhoff tenía 19 años y su marca constituyó la mejor mundial para un “junior”, aunque en esa época no se llevaba dicha tabla. Batió el récord sudamericano de 10s4 que había establecido su compatriota Juan Bautista Pina (semifinalista olímpico de 1928) el 29-11-31 en el mismo escenario. Dicha marca había sido igualada varias veces: los también argentinos Carlos Bianchi Luti (finalista olímpico de 200) en 1993, Federico Andreini en 1934 y Antonio Fondevila en 1935. También Márquez había logrado 10.4 en 1943, al igual que el uruguayo Walter Pérez en 1944. En la final de los Nacionales del 44, Márquez repitió los 10.4, aventajando a Bönnhoff con la misma marca. Y en las series del Nacional del 45 -anticipando el gran récord- tanto Bönnhoff como Márquez volvieron a correr en ese tiempo.

Los 10.3 de Bönnhoff lo dejaron apenas a 1/10 del récord mundial que había establecido el legendario Jesse Owens en la década anterior.

En aquel momento -1945- no se pudieron homologar de inmediato ya que Bönnhoff aún no tenía la nacionalidad argentina (había nacido en Berlin en 1926, pero llegó muy chico al país). Recién se la concedieron a principios del 47 y así pudo representar al país en las competencias internacionales, iniciando -con el Sudamericano en Rio- su gloriosa campaña que lo llevaría hasta la final olímpica de los 200 metros en los Juegos de Helsinki.

Los 10.3 de Bönnhoff fueron recién mejorados en 1/10 a nivel sudamericano en 1957 por el brasileño José Telles da Conceicao (aunque el panameño Lloyd LaBeach, bronce olímpico, consiguió 10.2, cuando su país aún no integraba la Consudatle). A nivel argentino, los 10.3 manuales tuvieron casi medio siglo de vigencia, hasta ser batidos por Carlos Gats en 1994 (10.2 y 10.1). Pero, a esa altura, Andrés Calonje ya había llevado a 10.39 la marca electrónica.

Bönnhoff y Márquez quedaron como los símbolos de una de las épocas doradas del atletismo de su país.

¿ Te gustó esta noticia ?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

ConSudAtle ahora se llama Atletismo Sudamericano

consudatle.org seguirá activo por un tiempo con fines técnicos, es posible que la información en este sitio web ya no esté actualizada