Belén Casetta sueña con la clasificación olímpica

Por EDUARDO BISCAYART / World Athletics

Exitosa y versátil a lo largo de su juventud, la argentina Belén Casetta superó sus propios límites y encontró una inspiración extraordinaria en el Campeonato Mundial 2017.

Luego, en el calor de la carrera de obstáculos de 3000m en el Estadio Olímpico de Londres, Casetta, nacida en Mar del Plata, mejoró su marca personal y se convirtió en la segunda corredora argentina en llegar a la final del Campeonato Mundial. El único otro finalista del Campeonato Mundial de Argentina en un evento de pista fue Antonio Silio, quien terminó octavo en los 10,000 m masculinos en Stuttgart en 1993.

En la final en Londres, Casetta se inspiró aún más. Después de reducir su mejor marca personal en siete segundos para alcanzarlo, mejoró aún más, a 9: 25.99, para terminar 11º.

Belen Casetta y Genevieve La Caze en la carrera de obstáculos en el Campeonato Mundial 2017 (Getty Images)Belen Casetta y Genevieve La Caze en la carrera de 3000 con bstáculos en el Campeonato Mundial 2017 (Getty Images) © Copyright

Después de ese momento decisivo, todo tipo de obstáculos parecen estar en su camino. Pero su actitud de no dejar de soñar siempre ha prevalecido, incluso durante estos tiempos difíciles cuando la pandemia de Covid-19 la ha puesto a prueba aún más.

«Comencé 2018 muy bien, pero después de eso tuve una serie terrible de lesiones (peroné, fémur, dos problemas en las vértebras L2, fractura por estrés en el segundo metatarsiano, desgarro del bíceps femoral)», explica Casetta desde su base de entrenamiento. en Tafí del Valle en la provincia de Tucumán. «Pude volver a soñar a fines de 2018″.

En 2019, después de su última lesión, Casetta comenzó el año en silencio, con una medalla de plata en el Campeonato Sudamericano (10: 04.54). Más tarde fue segunda en los Juegos Mundiales Universitarios en Napoli y tercera en los Juegos Panamericanos. Su temporada terminó con una mejor actuación de 9: 40.05 (en Naimette-Xhovémont) y un noveno puesto en las eliminatorias del Campeonato Mundial en Doha, esta vez sin avanzar a la final.

Belen Casetta en la línea de salida para la carrera de obstáculos en el Campeonato Mundial 2019 (Getty Images)Belen Casetta en la línea de salida para la carrera de obstáculos en el Campeonato Mundial 2019 (Getty Images) © Copyright

Sin embargo, después de lo que había pasado en 2018, Casetta estaba feliz de completar una temporada completa y de estar operando lo mejor posible cuando comenzó a dirigir su atención hacia el año olímpico en un intento por calificar para sus segundos Juegos.

Viaje inolvidable a Kenia

Como parte de sus preparativos para 2020, Casetta y su entrenador, Leonard Malgor, se dirigieron a Iten en Kenia en febrero de este año para una temporada de entrenamiento. Planearon quedarse allí hasta fines de marzo antes de regresar a Argentina para participar en el Gran Premio de América del Sur.
<

«Estaba entrenando entre los mejores corredores de larga y media distancia del mundo», dice ella. «Fue una experiencia maravillosa. Cuando salimos de Argentina, nadie hablaba de Covid, pero comenzamos a seguir las noticias con preocupación. A mediados de marzo las cosas se habían vuelto muy complicadas y las fronteras se estaban cerrando. Mi entrenador ya estaba en Argentina y yo estaba solo en Kenia. “Un día, las autoridades deportivas de mi país me dijeron que tenía que regresar de inmediato. Así que empaqué y fui en automóvil a Eldoret al día siguiente. Luego volé a Nairobi. El aeropuerto fue un caos total. La mayoría de la gente estaba desesperada; muchos vuelos fueron cancelados, y muchos sabían que estarían atrapados en Nairobi. Estuve en el aeropuerto durante 10 horas «.

Casetta finalmente logró salir de Kenia y regresar a casa, pero no fue nada fácil. Primero tuvo que volar de Kenia a Etiopía, pero luego su vuelo de Addis Abeba a Argentina solo llegó a São Paulo porque no se le permitió aterrizar en Argentina. Pasó cinco días en un hotel en São Paulo, pero luego llegaron dos aviones llenos de brasileños que regresaban de Argentina y Casetta pudo volar a casa. «Afortunadamente, la gente de la agencia deportiva argentina me ayudó durante todo el proceso», dice.

Finalmente, tuve que coordinar la recogida con mi hermano, quien tuvo que solicitar un permiso especial para conducir desde Mar del Plata a Buenos Aires (400 km) y llevarme de regreso a casa. Al final de ese viaje, después de desinfectar la ropa y el equipaje, y una vez que llegamos a casa, ambos tuvimos que pasar una cuarentena de 14 días en un apartamento en total aislamiento «.

Los efectos del bloqueo

El encierro en Argentina fue muy estricto, lo que dificultó la vida de Casetta, quien, naturalmente como un atleta de clase mundial, es una persona muy activa.

«Estaba realmente desesperada porque a medida que pasaban los días, sentía que estaba perdiendo toda la forma que había ganado mientras estaba en Kenia», dice ella. “Luego, una vez que comencé a entrenar, adaptándome a las circunstancias del pequeño departamento, también comencé a perder la motivación, porque me aburría de hacer las mismas rutinas. Finalmente pude correr en casa una vez que un gimnasio me prestó una cinta para correr, pero la máquina se descompuso después de dos semanas«, agrega. «Casi me estaba volviendo loca».

Viaje al norte de Argentina

En junio, las autoridades deportivas argentinas otorgaron un permiso especial a los atletas que estaban calificados o tenían una posibilidad realista de calificar para los Juegos Olímpicos para reanudar el entrenamiento al aire libre. Buscando un avance, Casetta comenzó a moverse. Ella solicitó permiso para viajar a Cachi, provincia de Salta, pero su alcalde decidió que nadie del exterior podía entrar a los límites de la ciudad.

«Debido a ese veto, mi entrenador se puso en contacto con una fundación llamada ‘Misión Deportiva’ y nos ayudaron con todos los arreglos para venir a Tafí del Valle», dice Casetta. “Estamos entrenando en excelentes condiciones, a 2000m de elevación. Permaneceré aquí hasta que las cosas mejoren, en Buenos Aires o en Mar del Plata. Desafortunadamente, este es el peor momento de la pandemia en cualquier lugar «.

Pero Casetta ha logrado encontrar algunos aspectos positivos en estas difíciles circunstancias.

«Afortunadamente, mi familia siempre ha estado a mi lado para apoyarme», dice ella. “El lado positivo de todo esto es que he podido compartir la mayor parte de mi tiempo con ellos. Como siempre estoy fuera, entrenando o compitiendo, este confinamiento me dio la oportunidad de pasar más momentos con mis seres queridos. Inicialmente, vi el aplazamiento de los Juegos Olímpicos como algo positivo, ya que me estaba recuperando de una lesión y tratando de encontrar mi mejor forma. Pero a medida que pasaban los días y veía que mis compañeros competidores estaban entrenando y yo no, comencé a desesperarme nuevamente. Ahora que he comenzado a correr, veo que no tengo tanto tiempo que perder; Tengo que calificar y prepararme para Tokio «.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Esperanzas colombianas en marcha

Fuente: RunningColombia La participación de los marchistas colombianos en los Juegos Olímpicos comenzó en 1976, con Ernesto Alfaro y Rafael Vega. Desde entonces, esta modalidad