Bolt, otra vez, y Edward muy cerca de la medalla

La final de los 200 metros llanos en el Campeonato Mundial de Beijing, este jueves 27 de agosto, extendió la gandeza del jamaiquino Usain Bolt, quien cosechó su cuarto título consecutivo en esta especialidad y el décimo de su campaña, cifra inigualable en el historial. Después de haber logrado los esperados 100 llanos, se reeditó el duelo con el estadounidense Justin Gatlin. Pero los 200 resultan aún más confortables para Bolt. En cuánto se vio que ingresaba levemente por delante de Gatlin a la recta final, no había dudas de lo que iba a suceder allí. Y ya poco antes de la meta, se vio el relajado y feliz rostro del jamaiquino rumbo a la victoria.
SU marca de 19s.55 es la mejor para Bolt desde que retuviera la corona olímpica en Londres 2012 y revela su recuperación, tras un par de temporadas afectado por lesiones y problemas lumbares. Gatlin -quien tenía el mejor registro de este año con 19s57 desde junio- debió conformarse ahora con otra medalla de plata en 19s.74.
El panameño Alonso Edward, una de las mejores cartas del atletismo sudamericano en este Mundial, “acarició” la medalla de bronce. Pese a la dificultad de correr por el andarivel 9, sin panorama prácticamente de sus rivales, estuvo peleando en zona de medallas y llegó en un mismo plano con el sudafricano Anaso Jobodwana. Recién el fotofinish reveló que éste había logrado una casi imperceptible ventaja, por milésimas. Ambos compartieron el tiempo de 19s.87, y el bronce quedó para el sudafricano (19s861 en el fotofinish, dos milésimas por delante de Edward).  Para éste significó una frustración pero, pese a ello, se confirma como uno de los mejores sprinters sudamericanos de la historia junto a su compatriota Lloyd LaBeach y los brasileños Robson da Silva y Claudinei Quirino.
Alonso Edward ya había sido medalla de plata en el Mundial de Berlin 2009, cuando Bolt estableció su fantástico wr de 19s19 (y el panameño fijó los 19.81 que permanecen como récord sudamericano). Ahora el panameño retorna a la competición entre los mejores especialistas del mundo y puede plantearse un gran desafío hacia Rio 2016.
Estos fueron los cuatro atletas que bajaron de 20 segundos, en una final donde el quinto, el británico Zharnel Hughes se quedó en 20s02.
Gatlin felicitó a Bolt apenas concluyeron y en el Estadio Nacional de Beijing, el “Nido de Pájaro” que tiene al jamaiquino como su ídolo indiscutible desde su consagración en los Juegos del 2008, la única dificultad para éste fue en el festejo:  fue atropellado por el carrito de un camarógrafo, afortunadamente sin consecuencias.
Otra buena actuación para el atletismo sudamericano en este jueves 27 le correspondió al colombiano Mauricio Ortega, quien consiguió un registro de 62,54 m. en la clasificación del lanzamiento del disco y avanzó a la final. Es, de esta manera, el primer atleta de nuestra región que consigue ese logro en disco a lo largo del historial de los Mundiales. En el otro grupo, el brasileño Ronald Odair de Oliveira Juliao se quedó al margen con sus 61.02.
Un meritorio desempeño tuvo su compatriota Joao Vitor de Oliveira, sexto en la primera semifinal de los 110 metros vallas con un registro personal (y 6° del historial sudamericano) de 13s.45. Una brasileña más que estuvo en semis fue Rosangela Cristina Oliveira dos Santos, cuarta en 200 con 22s87, sin poder acceder a la carrera decisiva.
La venezolana Rosa Rodríguez se dio el gusto de participar en la final del lanzamiento del martillo, donde la recordista mundial Anita Wlodarczyk (Polonia) fijó un imbatible registro de 80.85, marca de campeonatos. La medalla de plata fue para la china Wenxu Zhang con 76.33 y el bronce para la francesa Alexandra Tavernier con 74.02, mientras Rodríguez terminaba 11a. con 67.78.
En los 1.500 llanos, el chileno Carlos Martín Díaz quedó 11° en la serie 3 con 3m.39s.75 y consiguió su pase a semifinales.
En el salto en largo femenino, las representantes sudamericanas se quedaron en la qually: la peruana Paola Mautino con 6.15 y la barsileña Eliane Martins sin marca en el grupo A, y las otras dos brasileñsa (Keila da Silva Costa 6.32, Tania Ferreira da Silva 6.18) en el B.
Otra de las pruebas espectaculares del día fue la final del salto triple, reeditando el gran duelo de la temporada entre el estadounidense Christian Taylor y el cubano Pedro Pablo Pichardo. En el último intento, Taylor selló el destino de la prueba con notables 18,21, muy cerca del récord mundial de Jonathan Edward, en tanto Pichardo quedaba alejado con sus 17.73. El bronce fue para un ex campeón en plena recuperación, el portugués Nelson Evora, con 17.52.
Y una más entre las ya históricas, la estadounidense Allyson Felix, se adueñó de los 400 llanos con 49s.26 para sumar nueve medallas doradas en distintas pruebas (200, 400, ambos relevos) en la última década mundialista.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email