Diez días inolvidables para el atletismo sudamericano

Aunque todavía las principales estrellas atléticas de nuestra región no han comenzado su ciclo de competencias al aire libre (Caterine Ibargüen, Fabiana Murer) en los últimos diez días los atletas sudamericanos han protagonizado jornadas inolvidables.
Es un importante aliciente con vistas a las exigencias de este 2015 que incluyen los Panamericanos de Toronto y el Mundial de Beijing para los mayores, y el Mundial de Cali para los menores (el primero del historial de la categoría que llega a nuestra región). Y todo, con el horizonte en lo que será la máxima fiesta de nuestra historia atlética, los Juegos Olímpicos de Rio 2016, que van asomando: faltan menos de 500 días…
El presidente de la Consudatle y miembro del Consejo de la IAAF, don Roberto Gesta de Melo, ha expresado su gratitud a toda la familia atlética sudamericana por estos magníficos resultados: “Quiero agradecer a todos, atletas, entrenadores, dirigentes, jueces- por estos grandes éxitos y por los muchos que seguramente vendrán. El atletismo sudamericano tiene talento” señaló en su mensaje.
Parte de estos resultados se dieron con las etapas chilenas del Grand Prix Sudamericano (torneos Ciudad de Santiago y Orlando Guaita) donde los locales vieron la evolución de sus nuevas figuras como la vallista Clara Marín, la velocista Isidora Jiménez y el triplista Alvaro Cortez quien batió el más antiguo récord de su país, que Francisco Pichott mantenía desde 1982. Pero también se vio una espectacular prueba femenina del salto en largo, con las brasileñas Eliane Martins y Tania Ferreira da Silva al frente.
El GPS continuó este fin de semana en Uruguay con los meetings Echazarreta y Piñeyrúa, y seguirá desde este viernes 24 por Perú, en un anticipo del próximo Campeonato Sudamericano de mayores.
Pero en un anterior mismo fin de semana, los fondistas peruanos lucieron en distintas rutas. Inés Melchor, recordwoman sudamericana, se acercaba a su primado de Berlin al ganar el maratón de Santiago. Y al mismo tiempo, en Rotterdam, Gladys Tejeda lograba un gran segundo puesto con 2h.28m.12s., que constituye el segundo registro histórico de nuestra región, mientras Raúl Pacheco también se ubicaba en el top 10 de ese circuito, uno de los más importantes entre los maratones mundiales, mejorando el récord de su país. Tejeda, por su parte, también quebró el récord sudamericano a su paso por los 25 km.
Este último fin de semana –entre el viernes 17 y domingo 19 de abril- las emociones se sucedieron. Por primera vez, los marchistas sudamericanos coparon el podio de un Challenge de Marcha de la IAAF. Ocurrió en Rio Maior (Portugal), donde también participaban varios integrantes de la elite mundial. Pero los primeros tres puestos en los 20 km. fueron para el colombiano Eider Arévalo, el ecuatoriano Andrés Chocho y el brasileño Caio Oliveira de Sena Bonfim, mientras que el venezolano Richard Vargas, noveno, batía el récord de su país. Al día siguiente, en Naumburg (Alemania), la ecuatoriana Paola Pérez también se marchó triunfadora sobre esa distancia en otra de las pruebas tradicionales de la especialidad.
Varios campeonatos nacionales tuvieron lugar en estos días. Incluyendo el de Venezuela, en Barinas, donde la gran figura fue la saltarina Yulimar Rojas: en su primera temporada en mayores, batió el récord nacional de salto en largo con 6,57 m. y salto triple con 14,17 m., ubicándose aquí entre las mejores del historial sudamericano.
Ecuador también celebró su Campeonato Nacional en Quito y allí volvió a deslumbrar la juvenil velocista Angela Tenorio, medallista de los últimos mundiales de menores y juveniles. En 100 metros marcó 11s.10, a una centésima de su tope sudamericano de la categoría. Y en 200 llanos, con 23s.08 (viento -0.8mps) batió el récord sudamericano juvenil que mantenía la colombiana Darlenys Obregón con 23s10 desde hacía una década.
Otro importante torneo local –pero de gran nivel- se realizó en Sao Bernardo do Campo, donde el lanzador Darlan Romani ratificó su gran momento en lanzamiento de bala (20,82 m) y Talles Frederico Souza Silva se elevó a 2,28 m. en salto en alto, registro que lo ubica quinto en la lista sudamericana all-time. También fue una oportunidad para los que aspiran a brillar en el Mundial de Menores como Daniel Ferreira do Nascimento, quien corrió en 8m36s los 3.000 llanos y en 5m51s la prueba de obstáculos.
Brasil cuenta, en estos momentos, con varios equipos de velocistas y lanzadores entrenando en Estados Unidos con vistas a los compromisos mayores. Uno de dichos equipos –para especialistas en 400 llanos- es guiado por el número 1 de todos los tiempos en esa prueba, Michael Johnson. Y precisamente en el torneo que lleva el nombre de MJ en Waco, Texas, los brasileños fueron entrando en ritmo con el triunfo de Hederson Alves Estefani en 45s.41, en una prueba en la que terminó cuarto el ex campeón mundial y olímpico Jeremy Wariner.
Otro grupo de sprinters participó en Clermont (Florida) y allí resaltaron los 10s.29 del juvenil Vitor Hugo Silva Mourao dos Santos, quien batió el récord brasileño de la categoría y quedó a sólo una centésima de la marca sudameriana que mantiene el panameño Alonso Edward.
También, como ya es cita obligada, atletas de varios países sudamericanos concurrieron a los Mt SAC Relays en Walnut, California. Cuatro mediofondistas aprovecharon el alto nivel de competición para correr por debajo de 14 minutos en 5.000, incluyendo al ascendente argentino Federico Bruno, quien ganó su serie con 13m.53s.40, batiendo el récord nacional sub-23 que Antonio Silio tenía desde hace casi tres décadas.
Pero lo verdaderamente espectacular estuvo a cargo de la mejor velocista sudamericana de los últimos tiempos, Ana Claudia Lemos Silva. Ya el viernes había “avisado” que se encontraba en magnífica forma con sus 11s.07 en Azusa. Y el sábado llegó hasta Walnut para lograr el segundo puesto con 11s.01, batiendo el récord (tenía 11s.05), quedando a las puertas de una histórica frontera. La ganadora fue la flamante número 1 del mundo, Jenna Prandini, estudiante de la Universidad de Oregon. Y Ana Claudia, además, unió sus fuerzas al relevo 4×100 con 43s.81, una de las especialidades donde Brasil guarda mayores esperanzas para las grandes competencias.
También, para incluir en esta síntesis, hay que resaltar que este sábado Guyana ya cuenta con su primera pista sintética en Georgetown, un anhelo que venía largamente postergado y que ahora se concretó. Seguramente, será un gran estímulo para las nuevas generaciones de atletas de ese país, que suele proyectar velocistas de calidad.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email