Erika Olivera, la gran fondista chilena

Fuente: FEDACHI

La fondista Erika Olivera ha sido una de las grandes atletas chilenas. Representó a su país en el maratón de cinco ediciones de los Juegos Olímpicos (un récord), entre 1996 y 2006, cuando decidió su retiro tras la carrera en Rio de Janeiro. Fue medalla de oro del maratón en los Panamericanos de Winnipeg, en 1999, y todavía ostenta las marcas nacionales en las principales distancias de fondo: 5.000 y 10.000 metros llanos en pista, medio maratón y maratón en ruta. Aquí su registro es 2h32m23s conseguido en 1999, en Rotterdam. A sus 44 años y actualmente diputada en Chile, Erika describió su campaña y sus opiniones en una entrevista que publica el sitio de la Federación Atlética Chilena:

Llegué al atletismo sin pensar en ser atleta, tampoco tenía a alguien cercano que me motivara”, son recuerdos de Erika Olivera de la Fuente, la mejor mujer fondista de la historia de nuestro país. “Comencé a los 11 años, en la comuna de Puente Alto. A los 13 años lo tomé un poquito más en serio cuando conocí a Ricardo Opazo, quien fue mi entrenador hasta el año 2007”. La recordwoman nacional de 5.000m, 10.000m, media maratón y maratón, nos cuenta que “todo partió en una escuela de verano en Puente Alto. Junto a mis hermanos (somos 6) asistíamos a esta escuela porque una vez terminada la jornada nos llevaban a un colegio a almorzar. Como éramos bien pobres, esa instancia era la única segura en el día para poder alimentarnos. Ese verano la escuela culminó con una corrida de 8k en la comuna y sin pensarlo gané la carrera. Desde ese entonces continué en ese hermoso camino”.
En su vasta carrera deportiva, Erika representó al país en innumerables ocasiones, logrando a lo largo de los años una nutrida lista de medallas internacionales. Al respecto nos cuenta que “cada campeonato en el que me tocó competir lo recuerdo con cariño. Pero el estar en Juegos Panamericanos y Juegos Olímpicos es la experiencia más hermosa. Con cariño y a veces con nostalgia recuerdo aquellos campeonatos en los que fui medallista o logré algún récord. Agradezco mucho a Dios y a la vida por tan hermosas oportunidades”. Entre los principales logros que coronaron su vida de atleta de alto rendimiento se cuentan dos medallas en Juegos Panamericanos (Oro y Bronce), cuatro medallas en Campeonatos Iberoamericanos (dos oros, una plata y un bronce), seis medallas en Campeonatos Sudamericanos (cinco platas y un bronce), además de haber sido seleccionada chilena en 5 Juegos Olímpicos.

Madre de cinco hijos, no siente que sea una prioridad para ella que sus hijos se dediquen al alto rendimiento: “Siempre he intentado que mis hijos sean felices. No se trata de lo que a mí me gustaría, sino de lo que ellos desean para su vida. Deseo que sean personas de bien y saludables, desde ahí intento motivarlos para que practiquen alguna actividad. Los dos más pequeños son muy buenos para el deporte y si el día de mañana alguno quiere seguir el camino del Alto Rendimiento, ahí estaré para apoyarlo”.
La actividad física nunca ha dejado de ser parte de su vida, “cada vez que puedo voy a las corridas a disfrutar, pero también a apoyar a grandes amigos que me dejo esta actividad. Mis días a veces son intensos, entonces a través del ejercicio físico logro mantener esa tranquilidad interior, por lo que lo considero como algo super importante en mi día a día”.
Consultada respecto a cómo vivió sus últimos años de atleta de alto rendimiento, la fondista señala que “en algún momento me di cuenta de lo difícil que era para los deportistas llegar al final de su carrera deportiva, me di cuenta que no hay una preparación para este final. Entonces, así como planificaba cada ciclo, decidí y planifiqué mi retiro del alto rendimiento”. El año 2012 pensó que sería su última participación en unos Juegos Olímpicos, pero en el camino supo que aún no estaba preparada para dejar de competir: “me di cuenta que podía proyectarme a otro ciclo, entonces ahí inmediatamente me propuse llegar al 2016, sabiendo que durante esos 4 años me prepararía para mi retiro. En ese proceso de preparación para el retiro decidí ingresar a estudiar a la Universidad, me propuse terminar la carrera en los 4 años que esta duraba y así fue. Cuando llegó el 2016 tenía 40 años, termine mi carrera atlética, mi carrera universitaria. Pero logré lo más importante, retirarme sin sentir nostalgia y sin extrañar la actividad. Me retiré sintiendo una gran felicidad por todo lo recorrido y logrado durante los 30 años de carrera deportiva”.

¿ Te gustó esta noticia ?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Thiago Braz entrena en Portugal

Fuente: CBAT  El campeón olímpico de salto con garrocha, el brasileño Thiago Braz da Silva, se encuentra en Rio Maior, Portugal, en el International Camping

SEMINARIO JOVENES LIDERES

Finalizo el Seminario de Jóvenes Lideres iniciado el pasado 26 del corriente, y continuado por cuatro días, que conto la participación de cincuenta y un