Expectativas con los garrochistas

Una de las pruebas en las que el atletismo sudamericano tiene esperanzas para colocar finalistas en este 15° Campeonato Mundial, que arranca este sábado 22 de agosto en Beijing, es el salto con garrocha. Por supuesto, a la brasileña Fabiana de Almeida Murer se la aguarda peleando en la zona de medallas de la competición femenina, tras haber conquistado el título ecuménico en Daegu 2011.
Pero entre los hombres -cuya fase clasificatoria se cumple en la jornada vespertina de este día inaugural- también hay posibilidades de avanzar. Y sería un buen aperitivo hacia el compromiso mayor, Rio 2016.
Tres brasileños (Thiago Braz da Silva, Augusto Dutra da Silva de Oliveira y Fabio Gomes da Silva) junto al argentino Germán Chiaraviglio estarán en esta fase clasificatoria, donde se requiere 5.70 o quedar entre los doce primeros, para garantizarse una plaza en la prueba decisiva.
Campeón mundial junior 2012 en Barcelona, Thiago Braz experimentó una formidable evolución en los últimos tiempos. Ahora está radicado en Formia (Italia) donde entrena bajo la guía de Vitaly Petrov (ex de Bubka e Isinbayeva). A lo largo de este 2015 ya volvió a mejorar dos veces su tope sudamericano (5.86 en la Golden Gala de Roma y 5.92 en Bakú), marca esta última que lo elevó al cuarto puesto del ránking mundial 2015. El oriundo de Marilia, Sao Paulo, tratará de sobreponerse a la frustración sufrida hace pocas semanas en Toronto, donde no pudo atravesar su altura inicial de los Panamericanos. A lo largo de estos últimos dos años ya probó su valía en el mano a mano con los mejores del mundo, que ahora vuelven a citarse en Beijing.
Su compatriota Augusto Dutra da Silva de Oliveira viene de registrar en Londres con 5.81 m. su mejor producción de la temporada y tratará de reeditar su performance del anterior Mundial (Moscú 2013) cuando consiguió instalarse en la final, terminando undécimo con 5,65 m.
Y junto a ellos está Fabio Gomes da Silva, el más experimentado, que ya llegó a dos finales mundialistas: Osaka 2007 (7° con 5.76) y Daegu 2011 (8° con 5.65). Aunque este año todavía no pudo saltar más de 5,40 m.
El argentino Germán Chiaraviglio llega por tercera vez a la capital china. Fue esta ciudad -aunque en otro estado- donde concretó una de las mejores actuaciones de su vida, nueve años atrás: la conquista del Mundial Junior con 5,71 m. Dos años más tarde, en la cita olímpica, se frustró por su fallo en los saltos iniciales. Una larga secuela de lesiones detuvo su ascenso en las temporadas siguientes, pero este 2015 lo muestra muy recuperado, como se lo vio con su título sudamericano en Lima, el tercer puesto en la DL de Doha y, hace muy poco, con la medalla de plata en los Juegos Panamericanos. Allí, con 5.75, consiguió terminar con su ya antiguo récord nacional. “Mi meta es ir paso a paso,y si llego a la final, mucho mejor”, dijo Chiaraviglio.
Hasta ahora, la mejor actuación de un sudamericano en el salto con garrocha mundialista corresponde al brasileño Tomas Valdemir Hintnaus, quien quedó 5° con 5,50 m. en la edición inaugural de Helsinki (1983). Aunque nació en Brasil, Hintnaus vivió desde los dos años en EE.UU. y desarrolló allí casi toda su campaña atlética, hasta que en vísperas de aquel encuentro de Helsinki decidió representar a su país de origen.
La lista de contendientes al título de garrocha es encabezada ahora por el francés y recordman mundial Renaud Lavillenie (6.16), quien también posee la mejor marca mundial de esta temporada con 6.05. Campeón olímpico en Londres, Lavillenie llega ahora con la misión de llevarse uno de los grandes títulos que le faltan: en los mundiales anteriores acumuló una medalla de plata (Daegu 2011) y dos de bronce (Berlin 2009 y Moscú 2013).
El alemán Raphael Holzdeppe, quien había heredado la corona mundial junior de Chiaraviglio, emerge como un potencial adversario de calibre para Lavillenie y, de hecho, se llevó la corona mundial en Moscú hace dos años. En esta temporada ya ha salto 5,94 m.
Con un centímetro menos, en el tercer lugar del ránking, aparece otro de los nombres de la nueva generación, el canadiense Shawn Barber, ganador de los Panamericanos. Y entre los que sobrepasaron 5,90 a lo largo de este año también hay que citar -además dethiago Braz- al griego Konstantinos Filippidis (5,91).
No llegaron tan alto en 2015 pero siempre se insertan en los puestos principales garrochistas del nivel de los polacos Lisek y Wojcechowski, el estadoundiense Brad Walker  o el británico Steven Lewis.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email