Homenaje a Norberto Román

El próximo fin de semana, el atletismo de Colombia homenajeará al recordado y querido Norberto Román Macías, fallecido el 2 de septiembre del año pasado. En la pista bogotana de El Salitre habrá un festival de miniatletismo para niños, el sábado, y un torneo atlético el domingo, con la organización de la Liga de Atletismo de la capital colombiana y los clubes Falcón y Orlando Guerrero.
En recuerdo del dirigente, árbitro, organizador y estadístico que tanto le brindó al atletismo sudamericano, además de su permanente amistad, consignamos la nota que publicara RunningColombia en oportunidad de su último adiós.
ARTICULO DE R.C. / Septiembre 2014
La familia del atletismo, sus amigos, los dirigentes y todo el entorno del deporte rey se entristece con la partida de Norberto Román.
El hombre que más sabía de atletismo en Colombia, el coordinador técnico de la Federación Colombiana de Atletismo por más de 30 años, falleció en la madrugada de este martes 2 de septiembre de 2014.
Según los primeros informes médicos, Norberto, quien el pasado 15 de junio había cumplido 59 años, falleciió por un paro cardiorespiratorio, mientras era atendido en una clínica de la capital del Valle del Cauca.
Norberto tuvo problemas de salud el sábado en la mañana, por lo que tuvo que ser trasladado al centro asistencial, donde era atendido.
El viernes en la noche tuvimos la oportunidad de hablar con él, emocionado por el récord nacional de 100 metros planos que había impuesto Isidro Montoya.
Igualmente se mostró feliz por el respaldo que le dieron los dirigentes del atletismo, al nombrarlo director del Campeonato Nacional Sub-23, que se llevó a cabo en Cali.
Su pasión era el atletismo, tenía el reglamento en la cabeza y no se le escapaba ningún detalle a la hora de juzgar a los atletas, en el ejercicio de su trabajo.
Era celoso cuando algún deportista rompía alguna marca nacional, porque antes de ratificarla revisaba todos los detalles técnicos, el peso de los implementos, las distancias, las velocidades del viento, los informes de los jueces y cualquier minucia, en busca de la perfección.
También lo recordamos exigente a la hora de calificar los resultados de los atletas colombianos en los certámenes internacionales. Nadie como él tenía en su poder la historia del atletismo colombiano, en su cabeza y en los documentos que guardaba.
Era un hombre apasionado por las estadíasticas, por el registro de las marcas, por el escalafón en cada una de las 47 pruebas del atletismo… era la Biblia del atletismo colombiano.
Como profesional del atletismo era Oficial Técnico de Área (ATO) nivel II de la Iaaf.
Era, además, un gran amigo, sincero, con quien se compartía en la mesa el pescado, su plato preferido, y que preparaba como ninguno.
Todos los atletas sabían de los exigente que era, pero igualmente lo admiraban y lo llamaban en busca de un consejo. Por eso era querido entre los deportistas. Incluso una de las que más quería ‘al gordo’, como le decían sus más allegados, es Caterine Ibargüen, nuestra campeona mundial y reina de la Liga Diamante.
Hace pocos días, antes de viajar a su competencia en Europa, Caterine le envío un detalle con su esposa, María de Jesús Orozco, porque no habían podido verse en Bogotá, donde la atleta estuvo haciendo unos trámites de visa.
De Norberto tengo que expresarme en primera persona, porque fue el amigo que siempre escuchaba, con el que conversaba casi a diario, de atletismo por supuesto. Y de quien debo decir que todo lo que sé de atletismo se lo debo a él, como seguramente sucede con muchos jueces, dirigentes y demás personas inmersas en el deporte rey.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email