11 al 17 de Octubre

Buenos Aires - ARG

La nueva vida del marchista Oscar Patin

Por Manuel Quizhpe / Diario El Comercio / ECUADOR

La vida de Óscar Patín cambió drásticamente después de la medalla de oro olímpica juvenil obtenida en Argentina. Los homenajes, las entrevistas con diferentes medios de comunicación, los almuerzos con autoridades, las felicitaciones… son parte de su agenda diaria desde que arribó de Buenos Aires.

Antes del histórico triunfo en la prueba de los 5 000 metros marcha, Patín tuvo como su fiel seguidor al entrenador azuayo Diego Heredia. Él confió en sus capacidades. Durante 80 días se entrenó en Cuenca y casi pasó inadvertido por un sector de la prensa y por algunos atletas que se entrenan en el estadio Jefferson Pérez. El 24 de octubre del 2018, esa realidad cambió. Fue recibido con aplausos y abrazos, estuvo ajetreado con las entrevistas, con sesiones de fotos y autógrafos. Patín está consciente que tiene una gran responsabilidad: “Con apoyo económico se puede soñar con una medalla en los Juegos Olímpicos del 2024 en París”.

También su familia se involucra en ese cambio.“Desde que incursioné en la marcha me comprometí a esforzarme al máximo para conseguir triunfos y dar una mejor vida a mis padres y hermanos, ayudándoles en lo que pueda”, dijo.

Sus padres: Tolibio Patín y María Manobanda, que se dedican a la agricultura en la comunidad de San José del Tablón, fueron tomados en cuenta por los éxitos de Óscar. Las autoridades de la Universidad Católica de Cuenca (Ucacue) les trajeron a Azogues desde Guaranda, les hospedaron en el mejor hotel de la ciudad y los llevaron a comer en un restaurante de primera clase. Nunca antes habían vivido esa experiencia, contó su hermana Esthela, quien agradeció en nombre de la familia.

El sueño de Óscar es gestionar una vivienda para que sus progenitores y sus hermanos puedan vivir cómodamente en San José del Tablón. Él seguirá en Cuenca, cuyo lugar de residencia es el Centro de Entrenamiento para el Alto Rendimiento. Allí tiene asegurada su permanencia hasta el próximo 31 de diciembre. La sugerencia de Heredia es que el próximo año Patín alquile una habitación en Azogues. En la actualidad, los dos viajan de lunes a viernes a la capital cañari para sus labores académicas. El DT es profesor en la Ucacue. Las clases son de 17:00 a 22:00. De allí retornan a Cuenca. La idea es que el marchista ya no viaje de noche.

Él sigue las huellas del doble medallista olímpico de 20 km marcha Jefferson Pérez. Suele observar los videos de las competencias del ex andarín cuencano. “Lo que más me ha impactado es su coraje, su esfuerzo en cada competencia, nunca se dio por vencido hasta terminar la prueba”, comentó. Se siente comprometido con la Universidad Católica de Cuenca (Ucacue), cuyas autoridades hicieron ofrecimientos concretos. Él, en la extensión Azogues, es alumno del primer ciclo de la carrera de Pedagogía de la Actividad Física y Deporte. En concreto, la Ucacue le entregó una beca para su formación profesional que asciende a USD 21 000 y lo enroló a la entidad con un sueldo mensual de USD 500, incluido el Seguro Social. hasta que termine sus estudios. El Municipio de Azogues le entregó USD  2 000. Hoy estará en el cantón Las Naves (Bolívar), para recibir un aporte económico. El andarín indígena espera un pronunciamiento oficial de las autoridades de Bolívar, su provincia, y de la dirigencia deportiva nacional. En nueve meses la vida de Patín cambió para bien, porque con disciplina, perseverancia y resultados se hizo conocer a escala nacional y mundial.

A finales de enero pasado fue vicecampeón nacional en 10 km y ahora es líder del escalafón mundial en 5 000 metros con un tiempo de 20:13,69. Ahora se mostró sereno y distendido en las entrevistas, contrario a sus comparecencias en marzo pasado, cuando se proclamó campeón sudamericano Sub 18 en Sucúa. Óscar tendrá una etapa transitoria por un mes y en noviembre armará su plan para el 2019.

COMPARTE ESTA NOTICIA