11 al 17 de Octubre

Buenos Aires - ARG

Los atletas sudamericanos, frente a los Juegos Olímpicos u18

Los III Juegos Olímpicos de la Juventud, que se inauguraron este sábado 6 de octubre con  una imponente celebración en el Centro de Buenos Aires y cuyas competencias atléticas arrancarán el próximo jueves 11 en la flamante pista del Parque Olímpico (zona de Parque Roca), representan un nuevo desafío para la u18, la categoría del futuro atlético de nuestra región. El proceso clasificatorio fue bastante complejo y el acceso a los Juegos no se definió por una competencia -que debió cancelarse por circunstancias conocidas- sino por ránking. Con todo lo que eso representa. Por otra parte, como suele suceder con las grandes competiciones de esta categoría (el Mundial, que ya no seguirá, o las versiones olímpicas anteriores realizadas en tierras asiáticas), las previsiones son difíciles y los antecedentes, escasos. Lógico, por la edad y cierta falta de fogueo. Las sorpresas estarán a la orden del día, ya que se trata de una gran oportunidad de superación personal y salto cualitativo para todos los participantes.

Lo cierto es que varios de los sudamericanos inscriptos ahora se encuentran entre los mejores de la clasificación mundial de sus pruebas (como el argentino Nazareno Sasia en bala y la colombiana Valeria Cabezas en los 400 vallas), y otros, muy cerca de sus respectivas elites se preparan para dar el gran salto.

Un repaso de las pruebas masculinas de pista nos muestra a los brasileños con la expectativa acostumbrada. Por ejemplo, Lucas Conceicao Vilhar en los 200 llanos, donde llega con un antecedente de 21s.06 y el título sudamericano en Cuenca. Esta prueba tendrá como favorito a una de las atracciones de los Juegos, el jamaiquino Antonio Watson (campeón mundial u18 de 400) con un registro de 20s90, y a otros dos valores por debajo de los 21s, Sulayman Touray (Gambia) y Tazana Kamanga-Dyrbak (Dinamarca).

También Brasil espera que sus vallistas se acerquen a las finales: Marcos Paulo Leal Ferreira sobre 110m (dueño del título sudamericano con sus 13s69 en Cuenca) y Caio de Almeida Alves Teixeira, quien en Cuenca dominó los 400 llanos y los 400 vallas (quí con una marca personal de 52s09). Para la prueba corta, el gran favorito es el francés Kenny Fletcher, procedente de la isla de Guadalupe, con un antecedente de 13s27, mientras que en los 400 vallas estarán los dos mejores del ránking mundial, que justamente empataron la final del Europeo de Gyor con 50s63: el húngaro Daniel Holler y otro francés, Martin Fraysse.

En la zona de saltos, los sudamericanos que asoman con más posibilidades son el argentino Pablo Zaffaroni en garrocha y el brasileño Adrian Henrique Dias Vieira. En el caso de Pablo, hay que citar todo el estímulo que significa competir en casa, la valiosa experiencia que acumuló en pruebas internacionales durante el último ciclo y su progresión hasta los 5,25 m. que le convierten en el número 4 del escalafón mundial de la categoría. No estará el número 1 (el noruego Par Hauggen) pero sí dos hombres con antecedentes de 5.30 m cmo el ruso Dmitry Kachanov y el francés Baptiste Thiery, escolta de aquel noruego en el Campeonato Europeo. El salto en largo tiene un favorito excluyente, el cubano Lester Lascay, el único que ya pasó los 8 metros (8.07 hace cuatro meses en La Habana) y que ya fuera subcampeón mundial de la categoría en Nairobi 2017, escoltando a su compatriota Maukel Vidal. Pero Dias Vieira (campeón sudamericano en Cuenca y con marca personal de 7.45 m. en su país) aspira a colocarse en el pelotón siguiente. Lascay es una de las nuevas joyas de la magnífica escuela de saltarines cubanos que, en el salto triple, colocarán en  Buenos Aires el recordman mundial Jordan Díaz como otra de las grandes atracciones de los Juegos.

En casi todas las pruebas de lanzamientos, los representantes sudamericanos esperan ubicarse en zona de finales y, por qué no, hasta en la pelea por medallas. Fundamentalmente a través de Nazareno Sasia, cuyo récord sudamericano de 21.40 m. en Cuenca lo elevó al tope del ránking mundial. También contará con el fervor del público, pero la emrpesa no será cómoda frente a los dos mejores del campeonato europeo (el belarús Alaksei Aleksandrovich con 20.97, el italiano Carmelo Alessandro Musci con 2.37 y mara personal de 20.94 hace pocas semanas). Otros nombres a considerar en esta prueba son el chileno Jialong Xing, cuyos 20.58 m. le permitieron ganar la Gymnasiada de Marruecos y el sudafricano Lorhan Potgieter (20.16).

En la prueba de disco estará el ascendente brasileño Vitor Gabriel Motin, campeón sudamericano en Cuenca con 58.03 y que venía de registrar su marca personal de 61.70 en los Nacionales de Recife. Esta prueba tendrá un favorito excluyente, el neocelandés Connor Bell con sus 69.67 m. conseguidos en North Shore City.  Otro producto de la gran generación de lanzadores de su país (Walsh, Jacko Hill, Valerie Adams), Connor Bell fue medalla de oro de los Juegos juvenles de la Commonwealth en Bahamas y es entrenado por la propia Valerie, una leyenda del atletismo mundial.

Así como Connor Bell tiene todas las cartas para ganar en disco, lo mismo sucede en martillo con el ucraniano Myukahylo Kokhan: se trata nada menos que del recordman mundial con los 87.82 m. logrados en el Euroepo de Gyor, en Julio. Kohan también es el campeón mundial de la categoría, surgido en Nairobi 2017 con 82.31 y este año fue subcampeón mundial u20 en Tampere con 79.68, con el implemento de 6 kg. Llegan otros valores por arriba de los 80 metros, como el búlgaro Valentin Andreev con 83.09 y el chino Qi Wang con 81.55, marcas que resultan inaccesibles para los nuestros -el colombiano Luis Ochoa y el argentino Julio Nóbile– pero que, no obstante, también tienen sus esperanzas de progreso.

Más parejo es el panorama en jabalina, donde sólo el polaco Marek Mucha (campeón europeo) tiene marcas sobre los 80 metros (80.01 justamente en Györ). Vienen sus escoltas de esa competición -el griego Gerasimos Kalogerakis con 77.45 y el finés Topias Laine con 75.83- pero allí aspira a dar pelea el campeón sudamericano, el argentino Agustín Osorio, cuya victoria en Cuenca fue con 74.47.

La prueba de marcha representa una total incógnita, siendo el ecuatoriano Oscar Patin la mejor carta de nuestra región.

Ya por el lado de las mujeres, en la velocidad no estarán las principales figuras estadounidenses y jamaiquinas, habituales dominadoras de la especialidad. El panorama es más abierto, liderado por la nigeriana Rosemary Chukwuha (campeona africana) en los 100 llanos con 11s45 y por la irlandésa -también hija de nigerianos- Rhasidat Adeleke en los 200 (23s52 al ganar el Europeo de Györ). Tanto la ecuatoriana Gabriela Suárez para los 100 metros como la colombiana Angie Sarahy González para los 200 acumularon cierto foguero internacional y llegan con ambiciones en ambas pruebas. Gabriela, oriunda de Ibarra y residente ahora en Quito, viene de conseguir sus mejores marcas personales -con medallas incluidas- en el Sudamericano u23 de Cuenca: 11s50 y 23s44. Ganó ambas pruebas en la misma ciudad durante el u18 y ahora participará en el hectómetro, tratando de emular las conquistas de su compatriota (y actual compañera en los relevos) Angela Tenorio.  González, la escolta de Gabriela en el Sudamericano, va por los 200, prueba en la que tiene una marca personal de 23s92 y en la que también fue semifinalista del Mundial u20 de Tampere.

Una de las especialidades que asoma con mayores perspectivas para las sudamericanas es la de 400 metros con vallas, ya que allí la colombiana Valeria Cabezas escaló al segundo puesto del ránking mundial por su récord sudamericano de 57s.74, conseguido en el Iberoamericano de Trujillo. En esta prueba asoman como más fuertes rivales la campeona africana Gontse Martha Morake (57s81 de marca personal) y las dos mejores del Europeo, la alemana Gisele Wender (58s88) y la italiana Emma Silvestri (59s04).

Dentro de las competencias de saltos, la atleta sudamericana con antecedentes más fuertes es la brasileña Nerisnelia dos Santos Sousa, campeona de triple en Cuenca con 12.68 y con un antecedente personal de 13.19. Claro que también el salto triple promete uno de los duelos más espectaculares de estos Juegos con la presencia del nuevo fenómeno del atletismo español, Maria Vicente. Esta, además de ganar el Campeonato Europeo en heptathlon con récord mundial, le añadió el título de triple con 13.95. Y lo hizo delante de la búlgara Aleksandra Nacheva por 7 cm. Pero la búlgara, a su vez, es la campeona mundial u20 de triple, título que logró en Tampere con un registro personal de 14.18 m. Vicente, lo mismo que la ucraniana Yaroslava Mahuchikh (1.94 en alto) se presentan aquí coom las grandes estrellas de los saltos.

Y para la zona de lanzamientos, la mayor esperanza sudamericana vuelve a ser la ecuatoriana Yuleixi Anahí Angulo, con su presencia en las altas competiciones de jabalina en el último ciclo: 8a. en el Mundial u18 de Nairobi 2017, 12a. en el Mundial u20 de Tampere 2018, campeona sudamericana u18 este año en Cuenca, reciente subcampeona sudamericana u23 en la misma ciudad, récords sudamericanos de 54.95 con el implemento de 600 gramos y 54.33 con el de 500… La lista en esta prueba es enabezada por la china Ying Wang, quien pasó los 63 metros en dos oportunidades durante la temporada, pero luego hay un grupo compacto entre los 55 y 60 metros, en el que aspira a filtrarse Angulo.

 

 

COMPARTE ESTA NOTICIA