Los mellizos Cuesta con destino a Rio

Fuente: sitio “referi.uy”
El maratón, una de las pruebas míticas de los Juegos Olímpicos, si no la más, volverá a tener representantes uruguayos en Río de Janeiro 2016 luego de que el pasado domingo 11 de octubre  los hermanos mellizos Nicolás y Martín Cuestas corrieran la 42 km de Buenos Aires y lograran la marca mínima para clasificar a la cita olímpica. Ambos fondistas, que habían quedado afuera de los Juegos Panamericanos de Toronto luego de una injusta decisión de los organizadores, tuvieron su revancha y lograron correr los 42,195 kilómetros por debajo de las dos horas y 17 minutos que necesitaban para clasificar.
También el argentino Luis Ariel Molina, quien logró el cuarto puesto y los precedió en la carrera, logró su ansiada clasificación.
“Estuvo medio complicado por el viento, lo que nos ayudó es que estaba fresco y no había mucha humedad ni había calor, pero el viento estuvo en contra casi toda la carrera, nos iba a perjudicar, pero corrimos igual”, contó Nicolás a Referí. Fue quinto en la general con un tiempo de 2.15:31. 
La preparación previa en la altura de Cahi, Salta, y las buenas sensaciones en las carreras cortas disputadas previamente, permitieron a los hermanos ir a Buenos Aires con el sentimiento de que estaban cerca del tiempo.
“Los africanos salieron en punta y nosotros, con mi hermano y el argentino Luis Molina, salimos con la estrategia de hacer 1.08 en la media maratón. Pasamos en 1.07, lo que nos generó más margen. Eso fue lo que determinó que hiciéramos la marca”, agregó. 
Martín, por su parte, tuvo una carrera un poco más complicada y llegó pocos segundos antes de los 2.17. Fue sexto e hizo 2. 16.43.
“Esta semana se me complicó muscularmente y cuando arranqué ya no iba bien”, contó Martín Cuesta. “A los 5 kilómetros ya una pantorrilla me venía molestando y a los 10, 15 kilómetros ya las piernas me traían mal. Venía bien aeróbicamente. Más que nada el logro fue porque venía bien de aire, pero físicamente estuve complicado y tuve que parar tres veces”, agregó.
Una de esas paradas para evitar los calambres fue a falta de 500 metros para la línea de llegada. “Ahí perdí como 20 segundos que fue lo que me dejó un poco más triste, pero por suerte pude terminar bien. No
Los Cuestas destacaron la preparación que hicieron en setiembre en los 1.200 metros de altura de Salta, donde coincidieron con  Molina. Para eso, dispusieron de fondos personales más los que les brindó la Confederación Atlética del Uruguay (CAU). “Fue a medias como quien dice. Teníamos unas millas que habíamos ganado en una carrera de Lan y cambiamos el pasaje y la CAU nos ayudó con el dinero para costear la alimentación y el hospedaje”, dijo Martín.

Los Cuestas, Molina y los africanos

Para ellos, lo logrado en Buenos Aires no es una revancha por la descalificación a los Panamericanos que sufrieron cuando habían hecho la marca establecida. “Capaz que tuvo que pasar eso para que pudiéramos entrenar bien para la maratón. No era lo mismo terminar la temporada en agosto, cuando terminaban los Panamericanos, y volver a entrenar la maratón sabiendo que con dos meses de entrenamiento no íbamos a hacer mucho. Entonces al haber descartado eso pudimos enfocarnos directamente en la preparación para la maratón”, dijo Martín.
Ambos corredores señalaron que el agotamiento que les dejaron los 42k aún no les ha permitido pensar sobre lo logrado. “Estamos tranquilos, cansados de la carrera y no nos pusimos a reflexionar lo hecho, pero sí estamos muy contentos”, dijo Martín antes de tomarse el barco a Montevideo, con su pasaje a Rio 2016.
 

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email