Los sudamericanos, en el imperio de la velocidad

El 15° Campeonato Mundial de Atletismo se pone en marcha este sábado 22 de agosto en el estadio “Nido de Pájaro” de Beijing (China), que ya albergara los memorables Juegos Olímpicos del 2008, los que marcaron la consagración del jamaiquino Usain Bolt.
Ahora éste regresa al mismo territorio, dispuesto a revalidar una vez más sus títulos del sprint. Aunque lo hace con la incertidumbre de su casi inactividad en las últimas dos temporadas, debido a algunas lesiones. Y al mismo tiempo, frente al fulminante regreso del estadounidense Justin Gatlin, quien encabeza los ránkings mundiales de 100y 200 llanos del 2015.
Sudamérica tiene, esta vez, una representación limitada en las pruebas de velocidad. Para los 100 llanos sólo está inscripto Jeffrey Vanan, de Surinam, quien este mismo sábado participará en la ronda preliminar de lo que constituye su primera incursión en el magno evento. Vanan fue la revelación del año en su país al apoderarse del récord con 10s.28 y posteriormente escaló hasta las semifinales en el Mundial Universitario de Corea.
En 200 llanos, en cambio, habrá cuatro sudamericanos, todos con buenos pergaminos: el recordman Alonso Edward (Panamá), el ecuatoriano Alex Quiñonez y los brasileños Bruno Lins Tenorio de Barros y Aldemir Gomes da Silva Junior. Edward ya fue subcampeón mundial 2009 en Berlin, escoltando a Bolt, cuando este fijó el récord de 19s.19. Y en las últimas semanas, Edward se mostró recuperado en su mejor forma, alcanzando el bronce en los Panamericanos de Toronto. Quiñonez, por su parte, ya fue finalista olímpico en Londres.
Los desafíos de Bolt

  Siete años atrás, Usain Bolt llegó al recién inaugurado Estadio “Nido de Pájaro” de Beijing para convertirse en la sensación de los Juegos Olímpicos: campeón de los 100 y 200 metros llanos, también de la posta, tres títulos que confirmaría cuatro años más tarde en los Juegos de Londres. Entre dichas competiciones, y también después, Bolt construyó una campaña de velocista que lo proyectó mucho más allá. Estamos hablando de uno de los más grandes atletas de todos los tiempos. Alcanzó su velocidad crucero en el Campeonato Mundial de Berlin (agosto de 2009) con registros que todavía causan asombro: 9s.58 en los 100 metros, 19s.19 en los 200. Intocables para cualquier rival. Ya se tratara de citas olímpicas o Campeonatos Mundiales, lució invencible. Sólo se le escapó la coronación de los 100 llanos en Daegu 2011, cuando fue descalificado por partida falsa. Pero se recuperó dos años después en Moscú, otra vez con el triplete. Además de convertirse en leyenda antes de los 30 años -nació el 21 de agosto de 1986- Bolt lideró la revolución jamaiquina del sprint, que desplazó a Estados Unidos como la potencia de esta tradicional especialidad.
La inminencia del nuevo Campeonato Mundial, que arranca este sábado en el “Nido de Pájaro” de la capital china, lo encuentra con algunas dudas a Bolt. Recordemos que la temporada 2014 lo tuvo prácticamente inactivo en la alta competición, sobre todo por lesiones lumbares. Y su regreso este año no fue del todo satisfactorio. Recién el mes pasado, cuando marcó 9s.87 tanto en la serie como en la final de un meeting en Londres, se lo vio más recuperado. En 200 metros, apenas ha corrido en 20s.13 (mayo en Ostrava, en una jornada fría y lluviosa), quedando fuera del top 10 del ránking mundial en vísperas de este Campeonato.
Tal vez aprovechando este parate en la campaña de Bolt, un ex campeón olímpico (Atenas 2004)  como el estadounidense Justin Gatlin ha recuperado la supremacía en ambas distancias. Es el número 1 de la temporada con 9s.74 en los 100 metros (conseguidos en mayo en Doha) y 19s.57 en 200 (junio en Eugene). Ahora tendrá que probar si le alcanza con esos antecedentes cuando llega la competencia superior.
Pero la sola participación de Gatlin en pruebas oficiales ha provocado muchas polémicas, teniendo en cuenta que es un atleta que ya ha sufrido dos descalificaciones -y suspensiones, la última por cuatro años- por dóping durante la década pasada.
Bolt afirmó ayer que “estoy a tope, en gran forma, listo para el Mundial”. Y que no le teme a Gatlin. “Las normas están ahí, dicen que puedes volver al deporte. No puedo hacer nada al respecto, así que no es mi problema. Aún tengo que copetir con Gatlin. Yo sigo las normas y eso es todo”, agregó el jamaiquino.
Sobre las presiiones del momento, también comentó: “No es la primera vez que la gente me cuestiona, dicen que estoy lesionado o que no podré volver a mi mejor forma. Pero yo me concentré en trabajar y en hacer lo que debo”.
“Beijing fue el lugar donde todo empezó para mí, en los Juegos del 2008. Tengo muy buenos recuerdos de la lciudad y del estadio. Y estoy ansioso por salir a la pista”, agregó.
Gatlin, muy molesto cada vez que lo entrevistan, también dijo ayer: “No trato de ganar un concurso de popularidad, ni de convencer a nadie. Ojalá que mis actos en la pista demuestren a la gente lo que realmente interesa, que es rendir como atleta”.
Si bien los focos estarán sobre Bolt y Gatlin, otros dos nombres que marcaron la velocidad de la última década (y que también fueron sancionados por dóping) estarán en competencia: Asafa Powell para Jamaica, Tyson Gay para Estados Unidos. En una generación nueva que quiere insertarse entre aquellos fenómenos aparecen el francés y flamante recordman europeo Jimmy Vicaut (9s.86), el jamaiquino Nickel Ashmeade y el ascendente canadiense Andre DeGrasse, quien viene de ganar los 100 y 200 llanos en los Juegos Panamericanos, en su propia casa, en Toronto. Poco antes había sorprendido al ganar ambas pruebas en el campeonato universitario de Estados Unidos. Y es el más joven entre estos contendientes, tiene apenas veinte años.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email