11 al 17 de Octubre

Buenos Aires - ARG

Los sueños de Valeria Cabezas, después de Buenos Aires 2018

Entrevista: Agencia EFE

Con una sonrisa y emocionada por llevar colgada la medalla de oro que ganó en los 400 metros vallas de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires, la colombiana Valeria Cabezas, de 17 años, tiene los pies sobre la tierra y sabe que cada día tendrá que esforzarse más para poder sobresalir en el atletismo.

En una entrevista con Efe en Bogotá, la juvenil destacó que “lo que viene es aún más difícil” que haber conseguido el oro en la capital argentina al imponerse en la prueba por delante de la argelina Loubna Benhadja y la española Carla García.

“Toca trabajar más duro porque el nivel va subiendo, nunca se queda igual. Hay que seguir trabajando duro, enfocada en lo que se debe y tratar siempre de dar lo mejor de mí en los entrenamientos, siempre estar bien centrada en lo que quiero”, afirmó Cabezas, nacida en Cali en enero de 2001.

Sin embargo, las nostalgia la embarga cada vez que habla del logró cosechado el martes en Buenos Aires porque considera que vivió una experiencia “muy bonita y muy importante” que la dejó muy orgullosa de sí misma.

En realidad estoy muy orgullosa porque pude representar muy bien a Colombia y dar todo de mí. Solamente queda seguir trabajando más duro para que este no sea ni el último ni el primer triunfo que tenga en mi vida deportiva”, recalcó.

Cabezas también valoró lo vivido en Buenos Aires, una experiencia de vida inolvidable para ella porque considera que el ambiente en la capital argentina fue “muy agradable”.

Estar con personas de diferentes culturas y que hablan diferentes idiomas fue muy chévere. El día a día fue muy divertido, siempre tenías algo que hacer y solo quedan ya los recuerdos lindos porque se acabó todo. ¡Qué pesar! ojalá que fuera para siempre”, afirmó entre risas.

Por otra parte, la promesa colombiana recordó que inició su trasegar en el atletismo cuando estaba más pequeña y realizaron unas pruebas en su colegio, en las que brilló y fue la más rápida.

El rector del colegio vio que yo tenía mucho potencial y habló con mi mamá para que me metieran a clases de atletismo. Pero mi mamá en ese entonces quería que jugara fútbol y no le puso mucho cuidado”, añadió.

Cabezas confesó que la disciplina que quería practicar era el patinaje, aunque a sus papás no les sonaba la idea de que lo practicara porque no es “un deporte olímpico”.

“A mi papá le gustaba el tenis pero a mí no me gustaba, entonces un día decidió llevarme a atletismo y nos gustó a los dos, estuvimos de acuerdo y en realidad desde esa fecha estoy practicando atletismo, desde hace cinco años con la profesora Mirtha Brock”, explicó.

Brock es un atleta retirada que representó a Colombia en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y Sidney 2000. Además se colgó dos medallas de bronce en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata 1995.

Ella fue quien llevó a Cabezas a competir en los 400 metros vallas, la convenció de que tenía un gran potencial y que en esa prueba podría sobresalir.

Vio que tenía mucho potencial y que me podía ir bien y que podía ser muy buena en la prueba, en realidad uno a veces no está en lo que le gusta sino en lo que le va bien. Entonces estoy ahí, siempre trato de hacer los entrenamientos lo mejor posible, nunca desfallecer y siempre seguir adelante”, aseveró.

Además de Brock, otra de las inspiraciones que tiene la juvenil es la actual campeona olímpica de salto triple, la colombiana Caterine Ibargüen, a quien sueña conocer porque considera que deja en alto el nombre del país.

Uno siempre debe estar orgulloso de su país y estar con los de su país. Yo estoy muy contenta y en realidad ella para mí es una de las mejores, es la mejor del mundo”, concluyó Cabezas.

COMPARTE ESTA NOTICIA