Nelson Gutiérrez, formador de campeones

Fuente: RunningColombia

(FOTO. Anthony y Nelson con el legendario Michael Johnson)

La medalla de plata lograda por el velocista colombiano Anthony Zambrano en los 400 metros llanos del Mundial de Doha, donde también batió el récord sudamericano, es producto, además del talento y la disciplina, de un escultor de diamantes llamado Nelson Gutiérrez.

Este entrenador cubano, quien también guía los pasos del ecuatoriano Alex Quiñonez, medallista de bronce en los 200 metros de Doha 2019, ya suma en su historial nueve medallas mundiales.

Pero, ¿quién es este cubano, que ayudó a que Colombia lograra la primera medalla de la historia en una prueba de pista en un mundial de mayores?

Anthony Zambrano, con su entrenador, Nelson Gutiérrez, cuando empezaron el nuevo proceso.

«Llevo 28 años de experiencia como entrenador y soy de la escuela cubana. Comencé como entrenador de la selección juvenil de mi país. Posteriormente me radiqué en Ecuador, país con el que clasifiqué a la primera velocista para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, con Erika Chávez Quintero. Después descubrí a Ángela Tenorio, la primera latinoamericana en bajar de los 11 segundos en los 100 metros», cuenta orgulloso Nelson.

Por sus manos también pasaron Gabriela Anahí Suárez, medallista de bronce en los 200 metros de los Juegos Olímpicos de la Juventud, y fue quien rescató para el deporte a Alex Quiñónez, cuando estuvo al borde del retiro, tres años sin competir, después de los Olímpicos de Londres.

Algo similar ocurrió con Anthony Zambrano, quien también estuvo alejado de las pistas después del mundial juvenil en Polonia. Pero decidido con tener una nueva oportunidad, el colombiano se radicó en Quito, para ponerse a las órdenes de Gutiérrez.

Pero este escultor de talentos no solo lo trajo de regreso a las pistas, sino que lo convirtió en todo un campeón. En el 2019 ganó las 11 pruebas en las que estuvo, seis de ellas en Estados Unidos, otras en España y Suiza, antes de lograr los títulos en el Campeonato Suramericano y en los Juegos Panamericanos de Lima, en los 400 metros y el relevo 4×400.

«En el Mundial sabíamos que podíamos lograr una medalla. Estudiamos a los rivales y por ejemplo los norteameriucanos tenían más de 25 carreras, teniendo en cuenta que Anthony corrió 16 veces, contando las del Mundial», contó Nelson, quien reveló el secreto para recuperar y pulir los diamantes.

«A los atletas hay que hacerles ver que trabajamos con seres humanos con los que hay que rescatar valores como los de la disciplina, el compromiso, la determinación y convencerlos de que se puede llegar a ser el mejor del mundo. Ese pensamiento se trabaja siempre con ellos, en los casos de Alex y Anthony, por eso los tenemos que tener juntos, porque los mejores deben estar unidos”.

Nelson Gutiérrez, con sus dos diamantes y medallistas mundiales, Alex Quiñónez y Anthony Zambrano.

Con esa determinación se trabaja con las miras en los Juegos Olímpicos, con un grupo en el que también están otros colombianos como Diego Palomeque, quien se unirá pronto al grupo en Quito; Jennifer Padilla, que ya está radicada en Ecuador, y con el relevo 4×400, al que espera preparar también, además de Bernardo Baloyes, quien regresó a Colombia y espera resolver asuntos personales para volver a Quito.

El entrenador cubano estuvo en Colombia para hacer la planificación rumbo a los Juegos Olímpicos, en cuanto a preparación y competencias, plan que será estudiado para comenzar el 15 de noviembre, con los Juegos Nacionales, donde también estará, al lado de los pupilos y los diamantes colombianos.

«El atletismo colombiano es un semillero de talentos, que hay que encasillarlo en el alto rendimiento pero tiene que competir más y no solo a nivel nacional. En Estados Unidos y en el circuito europeo, lo que los llevará a la excelencia deportiva», concluyó Nelson.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email