Yulimar también ambiciona el récord

La venezolana Yulimar Rojas, que revalidó este sábado su título mundial en el triple salto, celebró poder acabar su larga temporada con este éxito y confió en poder batir el récord del mundo a corto o medio plazo, un objetivo que desea con fuerza.
Rojas lo intentó en Catar, pero se quedó a trece centímetros.
Se impuso en el concurso de la final con una distancia impresionante, 15,37 metros, a cuatro centímetros de su mejor marca personal, los 15,41 que saltó hace un mes en Andújar (España) y que hacen de ella la segunda mejor de la historia. El récord lo tiene desde 1995 la ucraniana Inessa Kravets (15,50 metros).
“La temporada ha sido muy larga para todos y creo que la he terminado con una nota alta”, estimó Rojas tras su victoria.
“Sé que puedo batir el récord del mundo y dar más alegrías a Venezuela. Es algo que deseo mucho”, aseguró a la Agencia AFP..
Rojas se tomará ahora “un respiro” antes de pensar en los desafíos de 2020, donde tendrá como citas importantes en el Mundial bajo techo de Nankín (China) y, sobre todo, los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, con el reto del récord del mundo como telón de fondo.

“Hoy conseguí mi segunda mejor marca en competición. Estoy muy feliz y muy agradecida a todos los que me han ayudado a llegar tan lejos. Primero de todo tengo que dar las gracias a mi entrenador, Iván Pedroso”, dijo en alusión a su técnico, el mito cubano del salto largo. “Es cierto que vine también a batir el récord del mundo. Lo intenté en los tres primeros intentos, luego ya estaba cansada y mis piernas no respondían tan bien como quería”, admitió.
Yulimar Rojas explicó también que durante el año 2018 no tuvo los resultados que hubiera deseado y que ese le animó a esforzarse para brillar en este 2019, donde además de la progresión de su marca y el oro mundial fue campeona en los Juegos Panamericanos de Lima-2019.
Sólo se le escapó el título en la Liga de Diamante, donde fue superada en la final por la jamaicana Shanieka Ricketts, plata este sábado.
Ricketts (14,92 metros) quedó a 45 centímetros de la marca de Rojas en la final de Doha. El bronce fue para la colombiana Caterine Ibargüen, de regreso de una lesión y que acabó en 14,73 metros.
Ibargüen había sido la estrella del atletismo femenino en 2018, con su doblete de títulos triple salto-salto largo en la Liga de Diamante.
Lo del año pasado me dio la motivación para trabajar más duro, entrenar más y volver con más fuerza. Quería superarme, alcanzarle nuevos niveles. El sacrificio está siempre en el atletismo, te separa de gente que quieres, pero el sacrificio también da frutos. Hoy es un día para celebrarlo y para estar muy contenta”, aseveró Rojas.

dr/mcd

AFP

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email